Por falta de un clavo

Esta famosa leyenda se basa en la muerte del rey inglés Ricardo III, cuya derrota en la batalla de Bosworth, en 1485, fue inmortalizada por el célebre verso de Shakespeare, “¡Un caballo, un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”. El rey Ricardo se preparaba para la batalla de su vida. Un ejército conducido por Enrique, Conde de Richmond, marchaba contra él. El combate decidiría quién gobernaría Inglaterra.
La mañana de la batalla, Ricardo envió a un palafrenero a comprobar si su caballo favorito estaba preparado.

  • Ponle pronto las herraduras -le dijo el palafrenero al herrero-. El rey desea cabalgar al frente de sus tropas. 
  • Tendrás que esperar -respondió el herrero-. En estos días he herrado a todo el ejército del rey, y ahora debo conseguir más hierro. 
  • No puedo esperar -gritó el palafrenero con impaciencia-. Los enemigos del rey avanzan, y debemos enfrentarlos en el campo. Arréglate con lo que tengas
  • Necesito un par de clavos más -dijo-, y me llevará un tiempo sacarlos de otro lado. 
  • Te he dicho que no podía esperar -dijo el impaciente palafrenero. Ya oigo las trompetas. ¿No puedes apañarte con lo que tienes? 
  • Puedo poner la herradura, pero no quedará tan firme como las otras. 
  • ¿Aguantará? -preguntó el palafrenero. 
  • Tal vez, pero no puedo asegurártelo. 
  • Pues clávala -exclamó el palafrenero-. Y deprisa, o el rey Ricardo se enfadará con los dos. 
  • ¡Adelante, adelante! -gritaba, lanzando sus tropas contra las líneas de Enrique. 
  • ¡Un caballo! -gritó-. ¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo! 

El herrero puso manos a la obra. Con una barra de hierro hizo cuatro herraduras. Las martilló, las moldeó y las adaptó a los cascos del caballo. Luego empezó a clavarlas. Poco después de clavar tres herraduras, descubrió que no tenía suficientes clavos para la cuarta. 


Los ejércitos chocaron, y Ricardo estaba en lo más fiero del combate. Cabalgaba de aquí para allá, alentando a sus hombres y luchando contra sus enemigos. 


A lo lejos, del otro lado del campo, vio que algunos de sus hombres retrocedían. Si otros los veían, también se retirarían. Ricardo espoleó su caballo y galopó hacia la línea rota, ordenando a sus soldados que regresaran a la batalla.

Estaba en medio del campo cuando el caballo perdió una herradura. El caballo tropezó y rodó, y Ricardo cayó al suelo. 

Antes que el rey pudiera tomar las riendas, el asustado animal se levantó y echó a correr. Ricardo miró en derredor. Vio que sus soldados daban media vuelta y huían, y las tropas de Enrique lo rodeaban. 

Agitó la espada en el aire. Pero no había ningún caballo para él. Su ejército se había desbandado, y sus tropas sólo pensaban en salvarse. Poco después los soldados de Enrique se abalanzaron sobre él, y la batalla terminó.

Y desde esos tiempos, la gente dice:

Por falta de un clavo se perdió una herradura
por falta de una herradura, se perdió un caballo
por falta de un caballo, se perdió una batalla
por falta de una batalla, se perdió un reino
y todo por falta de un clavo de herradura.

Fuente: Citado por William J. Bennett. El libro de las virtudes. Vergara.

"Love me Do" primer single de The Beatles cumplió 50 años


El single llegó a ocupar el lugar 17 en las listas británicas y representa el debut oficial del grupo de música más importante de la historia. 

Cincuenta años atrás, en un día 5 de octubre, como hoy la Beatlemanía empezó a agitar al mundo cuando el primer single en 45 rpm del grupo fue lanzado en el Reino Unido.  «Love Me Do», en el lado A y «PS. I Love You» en el lado B. «Love Me Do» fue compuesta por Paul McCartney cuatro años antes, cuando tenía 16 años de edad, según se sabe del estupendo libro-guia de Ian MacDonald «Revolution in the Head».  El tema que el productor George Martin había escogido para lanzar al estrellato al grupo era «How Do You Do It» del autor Mitch Murray. Lennon trasmitió a Martin la negativa de presentar esa canción dando paso así a la posibilidad de incluir composiciones originales de la banda.

Se sabe que John Lennon escribió la sección central de 8 compases del tema. La versión lanzada el 5 de octubre de 1962, contó con los cuatro Beatles y fue grabado en los Estudios de la célebre calle Abbey Road el 4 de septiembre. Una versión anterior, con Pete Best -baterista original del grupo- se grabó en junio de 1962 en los Estudios de EMI y se pudo escuchar recién en «Anthology 1» publicado en 1995. El productor George Martin sugirió la separación de Best y convocó a Andy White para que el grupo grabe nuevamente la pista, relegando al buen Ringo Starr al uso de una pandereta.

Lennon tocaba la armónica en todas las versiones de «Love Me Do», canción -que dicho sea de paso- no tiene más que tres acordes y cuenta con la significativa participación vocal de McCartney, que en poco tiempo se convertiría en uno de los grandes cantautores de la historia del rock. 

«P.S. I Love You» fue escrita por Paul en 1961 y grabada el 11 de septiembre de 1962 con Ringo Starr tocando la batería y las maracas. La mezcla de la guitarra acústica de Lennon y guitarra eléctrica de George Harrison dan un ritmo y textura edificante. Se sabe que los integrantes del grupo pensaban que «P.S. I Love You» podría haber sido un debut más fuerte que «Love Me Do», pero Steve Martin descartó esa opción. 

(Fuente: Artículos de Jim Fusilli para Wall Street Journal y Pablo Martínez Pita para ABC.es)

Video tomado del Canal en YouTube de