La encuesta nuestra de cada día

A pesar de que siempre ocurre en algún momento de todo proceso electoral, aún sigue interesando la polémica en torno a las encuestadoras y las encuestas.

Esta vez en el Perú, en una campaña que apenas acaba de empezar en modo formal, la controversia en éste tema -entre científico y mágico- llegó más pronto de lo acostumbrado. No bien entrada la primera quincena del año ya han comenzado a ser publicados los sondeos de opinión uno tras otro: arrancó CPI, luego IDICE y tras de ellos DATUM. Y aún faltan más, advirtiéndose en cada una de ellos cifras y posiciones diversas. Aparentemente casi una para cada uno de los gustos partidarios.

El tema no tendría relevancia si no existiera la creencia que a la gente le gusta votar por el candidato que aparece con mayores oportunidades de triunfar. Es el sueño de subir a la combi ganadora.  Olvidamos que en 2006 y 2011 las encuestadoras no le daban esas oportunidades de triunfo (sino hasta muy entrada la campaña) a quien finalmente lo obtuvo por lo menos en la primera vuelta.

Las encuestas son "foto del momento" y poca utilidad tendrán a quienes a partir de ellas pretendan construir argumentos contundentes para pronosticar resultados sentenciando o descartando escenarios. Además, saber que ninguna encuestadora trabaja con sistemas, universos, momentos y métodos idénticos ayudara a entender las divergencias de una a otra.

Pero claro, a la luz del pasado próximo, siempre tendremos el cosquilleo de que detrás de cada encuesta existe un interesado que la paga y la manipula, ¿O no?.




0 comentarios:

Publicar un comentario